El gran teatro del mundo

el gran teatro del mundo

‘Reality world’

Obra: El gran teatro del mundo. Compañía: Puntido Teatro. Autor: Calderón de la Barca. Versión y adaptación: Puntido Teatro. Dirección: Javier Salvo. Intérpretes: Maite Hernández, Xabier Flamarique, Xanti López, Arantza Capón, Nelya Oroz, Marga Arregui, Sebas Esquíroz, Javier Salvo, Irati Lizarazu. Lugar y fecha: Escenario de La Cava de Olite, 30/07/14. Público: rozando el lleno.

El gran teatro del mundo es una de las obras más citadas de su autor, Pedro Calderón de la Barca. Pese a que su contenido religioso es muy propio de la época en la que se concibió y no resulta tan atemporal como La vida es sueño, por ejemplo, se ha seguido representando en nuestros días, tanto dentro de celebraciones religiosas (lo que sería su hábitat natural, por decirlo de algún modo), como en teatros convencionales. Menos quizá en este ámbito, aunque, curiosamente, el año pasado dos producciones (una, del Teatro Español, y la otra, de la CNTC y Uroc Teatro) recuperaron simultáneamente el texto calderoniano. Cada una se lo trajo a su terreno, en el fondo y en la forma. La primera, dirigida por Carlos Saura, era una revisión casi pirandelliana, con actores ensayando el texto de Calderón. Y la segunda, convertía el auto sacramental en un musical destinado al público familiar. Un estupendo espectáculo que pudo verse en la pasada edición del Festival de Olite, por cierto (y en Navidades, en el Gayarre).

La compañía tafallesa Puntido Teatro recoge el testigo para enfrentarse a este texto y presentarlo en el escenario de La Cava olitense. Leo por ahí que la idea de utilizar el teatro para simbolizar la existencia humana no es un concepto original de Calderón, y que es antigua como el teatro mismo. Una de las primeras referencias está en uno de los diálogos de Platón. En su intento por actualizar la trama, Puntido pasa de Platón al plató: si Calderón construyó su obra sobre la alegoría del teatro, el grupo de Tafalla nos demuestra que el sistema de premios y castigos según el obrar humano tiene también algo de reality show. Como si detrás de la mirada constante de la divinidad que encierra el leitmotiv de “obra bien, que Dios es Dios” pudiera estar también el ojo vigilante del Gran Hermano. A fin de cuentas, un reality  no es sino un microcosmos humano; un pequeño espacio en el que se reúnen artificialmente determinados arquetipos, obligados a desempeñar sus respectivos papeles. Eso sí, ya no sé si el dueño de sus destinos sería el Autor, como en la obra, o las audiencias.

En su intento de trazar un paralelismo pleno con El gran teatro del mundo, Puntido pone al día a los personajes del original y les busca su correspondiente reflejo en nuestro ahora. Así, el Autor es la regidora del programa; el Mundo, el presentador; el Rey, un político; la Discreción es una joven colaboradora de un comedor social; la Hermosura, una aspirante a actriz; el Rico, una empresaria; y el Labrador, el Pobre y el Niño, pues más o menos sin cambios, que de eso siempre ha habido. Puede que haya piezas en esta propuesta que no me terminen de encajar: más que un ganador del concurso, en la obra de Calderón termina por haber un único castigado. Seguramente, la moral de nuestros días no absolvería tan fácilmente a otros personajes y pediría más expulsiones, por otra parte. En cualquier caso, hechas estas salvedades, lo cierto es que la propuesta de Puntido funciona muy aceptablemente y resulta mucho más fiel al texto de lo que pudiera pensarse por su planteamiento (quizá hasta demasiado: puestos a subvertir, tal vez hasta me replantearía ese final).

Hay alguna otra cosilla que me incomoda. Aunque los personajes están bien dibujados como arquetipos y no como caricaturas, tal como pide el texto, me altera un tanto esa querencia a buscar la comicidad fácil con el personaje del Rey. La grada celebra sus salidas, pero a mí más bien me saca de la obra. Al contrario que el personaje del Labrador, que, con ese hablar, podría ofrecer parecido peligro, pero cuya interpretación está muy bien medida. Las interpretaciones son correctas; el montaje está bien cuidado en sus aspectos más formales; la música acompaña bien la acción y engarza las transiciones. Tal vez el final quedó algo más confuso en ese intento no del todo logrado de suscitar la complicidad del respetable. Algo muy complicado que hay que medir con cuidado. Bueno, es un riesgo. Como todo el concepto del espectáculo, y eso, también como en un concurso, merece indudablemente su premio.

Foto: Atxu Ayerra
Anuncios

Otro gran teatro del Mundo

otro gran teatro del mundo

Otro mundo es posible

Obra: Otro gran teatro del Mundo. Compañía: Uroc Teatro/CNTC. Dramaturgia: Antonio Muñoz de Mesa, basado en la obra de Pedro Calderón de la Barca. Dirección: Olga Margallo.  Intérpretes: Antonio Muñoz de Mesa, Nines Hernández, Rosa Clara García, Víctor Ullate Roche, Celia Vergara, Víctor Gil, Manuel Mata, Nuria Sánchez, Iván Villanueva. Lugar y fecha: escenario de La Cava de Olite. 25/07/2013.

Uroc Teatro, grupo especializado en teatro familiar,  presentó en el Festival de Olite su particular versión de El gran teatro del Mundo, de Calderón. En Otro gran teatro del Mundo, obra realizada en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, el auto sacramental calderoniano queda transformado, según la cosmovisión de la compañía, en una fiesta de cumpleaños. El Mundo cumple 4554 millones de años y su amigo Calderón quiere darle una sorpresa celebrando este aniversario con una representación teatral en la que no faltarán las canciones. Con este punto de partida, la seriedad ceremoniosa del texto original queda, al menos en apariencia, subvertida por la alegría festiva con la que Uroc ha querido acercar el clásico a los niños. Bueno, no solo a los niños, porque la calidad y la calidez del montaje hacen que este pueda ser disfrutado por público de cualquier edad.

En El gran teatro del Mundo, Calderón mostraba su idea de la existencia como representación: a cada persona, el Creador le adjudica su papel y a él ha de permanecer fiel hasta el fin de sus días. En función de sus obras, recibirá su premio o castigo, pero debe conformarse con el lugar en la escala social que la providencia le ha asignado. Un modo de ver las cosas muy de la época, aunque con algunas aristas si intentamos encajarlo en un puzzle junto al albedrío. Ya se encargó Calderón de intentar limar esos incómodos salientes en La vida es sueño. En fin, lo cierto es que, desde nuestra perspectiva actual, seguramente no sea el modo más adecuado de ver las cosas. Por eso, Uroc Teatro sustituye ese “Obrar bien, que Dios es Dios”, que constituye casi el leitmotiv del texto calderoniano, por un giro argumental en el que los personajes se rebelan contra los designios del Autor y prefieren seguir sus propios sentimientos en pos de una situación más justa. Otro mundo es posible. De hecho, se nos dice, es el único modo en que el Mundo podrá sobrevivir. Ya he dicho antes que la seriedad está trastocada solo en apariencia. Bajo la apariencia festiva, Uroc introduce un mensaje de calado.

Fondo aparte, lo cierto es que Otro gran teatro del Mundo es también una delicia en la forma. Una función llena de gracia, que los temas compuestos por Antonio Muñoz de Mesa, con orquestación de Roberto Bazán, conducen con ligereza hacia  un clímax de ternura. Las canciones son fantásticas, muy melodiosas, con unos arreglos de viento y órgano un tanto soul a veces, y unas armonías vocales que, en otras ocasiones, me trajeron a la memoria a los temas de Hair, aunque este Otro gran teatro del mundo suena también en algunos momentos a music hall y a musical clásico. Una partitura ecléctica, pero coherente, muy bien cantada por un elenco que demuestra moverse con igual soltura por el terreno interpretativo y por el musical.

Me gustó también el vestuario, vistoso e imaginativo, que consigue que, sin más escenografía que un estrado escalonado, la función entre también por los ojos, además de por el oído. Y hay que mencionar también al personaje más relevante de la función, que sustituye en importancia al Autor del texto calderoniano: Alma, la niña cuya inocencia reescribe el sino de este gran teatro mundial a través de su visión inocente. Uroc Teatro ha preferido reservar este papel no para un personaje de carne y hueso, sino para una marioneta; un títere muy bien manejado e interpretado por Nines Hernández que termina por adquirir una presencia tan real como cualquier otro de los personajes.

Foto: Cultura Navarra